¿Sirven para algo las prácticas en empresas? ¿Merece la pena hacerlas? ¿Puedes llegar a lograr un empleo gracias a ellas? Para tu tranquilidad, las respuestas son si, si, y si :) Pero no todos le sacan el mismo partido, así que te contamos todo lo necesario para que aproveches este período al máximo y aumentes tus posibilidades de lograr un trabajo.

¿Qué te aportan las prácticas en empresas?

Las prácticas en empresas sirven para llevar a un entorno de trabajo real lo que has aprendido durante tus estudios, y saltar de la teoría a la realidad. Pero también harás más que esto: Harás otras tareas que no preveías, te encontrarás con situaciones que no salen en los apuntes, y cogerás confianza en que lo que has estudiado sirve y tiene aplicación real.

Pero es necesario que te pongas también en los zapatos de la empresa, y entiendas lo que esperan de tí, ya que así aprovecharás mejor tu tiempo y aumentarás tus posibilidades de conseguir trabajo.

Prácticas en empresas

¿Qué esperan las empresas del personal de prácticas?

John F. Kennedy dijo el día de su investidura, el 20 Enero 1961: “No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por tu país”. ¿Qué esperan las empresas del personal de prácticas? A prori, para una empresa, tener alumnos de prácticas representa ventajas: Ahorran dinero y logran personal adicional.

Pero piensa también en los costes y problemas: A una persona nueva, aunque conozca la teoría, hay que formarla, especialmente respecto a las particularidades de cada negocio. Esto significa sacrificar a uno de los que “ya saben” para que esté pendiente de formar y coordinar al personal nuevo. Si no hay trabajo, hay que buscar tareas para que este personal adicional esté ocupado. Y esto puede significar hacer cosas diferentes a lo que esperabas.

En cualquier caso, para una empresa, tener personal de prácticas tiene una ventaja principal: Pueden ver a posibles empleados trabajando durante un período de tiempo, antes de decidir si los contratan. Esto sí es una gran ventaja, ya que es mucho más útil verte trabajar que escucharte en una entrevista, y tendrán una idea mucho más clara sobre si les interesa contratarte o no.

¿Y qué quieren encontrar las empresas cuando te observan trabajar? Dos cosas: Aptitud, y actitud.

Aptitud

aptitud en las prácticasSe trata de saber si realmente tienes los conocimientos necesarios y dominas lo que hay que hacer, al menos de modo teórico, en tu trabajo. Mientras mejor formado estés, menos instrucciones tendrán que darte, por lo que ahorrarán un tiempo precioso.

Por esta parte, los alumnos de IEEF suelen tenerlo casi hecho: Las empresas suelen felicitarnos por la formación de nuestros alumnos (por esto repiten y nos solicitan más personal de prácticas cuando lo necesitan). Si atiendes a las clases y estudias, puedes dar por hecho que al empezar tus prácticas tendrás una formación por encima de la media. Minipunto para conseguir el trabajo ;)

Actitud

actitud en las prácticas en empresasEsto es igual o incluso más importante que el punto anterior, con la diferencia de que sólo depende de tí. ¿Eres una persona proactiva, con iniciativa? ¿No te importa arremangarte y trabajar incluso en tareas que no sean para las que te preparaste? ¿Tienes buena mano para atender a los clientes? Estas actitudes marcan la diferencia entre quienes están de paso y los que tienen posibilidades de quedarse.

Ponte en el lugar de la empresa: Si incorporas una persona de prácticas, ¿prefieres a alguien que trabaje bien, tenga iniciativa y buen carácter, o a alguien hosco, que trabaja sin ganas y se queja o necesita preguntar continuamente?

¿Quienes consiguen trabajo después de hacer prácticas?

En IEEF nos gustaría decir que todos nuestros alumnos consiguen un empleo al terminar su curso y sus prácticas, pero lamentablemente no es así: Hay un buen porcentaje de alumnos que terminan su período de prácticas y luego no los contratan. Esto es así porque aunque hayan estudiado y sean aptos para el empleo, su actitud juega en su contra.

Pongamos un ejemplo real: Una persona termina su curso de Tanatoestética y hace las prácticas en una funeraria. Ese día no hay fallecidos, por lo que se le pide que limpie el coche fúnebre. Es una tarea que de vez en cuando hace el personal de la funeraria, pero no es una tarea para la que se les haya preparado durante el curso. Esta persona en prácticas, se niega a hacerlo (está en su derecho), y además pide que se le traslade a otra empresa. Tiene otra oportunidad de empezar de cero, pero si no cambia su actitud, sus posibilidades de ser contratada son casi nulas.

Ahora pongamos otro ejemplo (y otra persona, claro), con el mismo curso: Al comenzar el período de prácticas en empresas, y llegar a su destino, pide que no tengan ningún trato diferente por estar en prácticas, dice que quiere hacer todo lo que hace cualquier otro empleado, ya que quiere aprender todas las tareas que se hacen, y que no le importa hacer alguna hora más si es necesario. Esto no queda en palabras, sino que lo cumple todos los días que duran sus prácticas. La respuesta es sí: ya ha acabado su período de prácticas y va a firmar contrato el próximo mes.

La diferencia es obvia, ¿verdad?

Prácticas en empresas: Infografía de IEEF

¿Te gusta la infografía? Puedes compartirla en tu blog o redes sociales descargándola como imagen o como PDF.

Algunos consejos mientras haces tus prácticas

  • Sé puntual, o si puedes llega un poco antes. Facilitarás la vida al personal que termina turno y causarás buena impresión.
  • Cuida tu aspecto e higiene: Incluso aunque no trabajes cara al público, recuerda que te están observando. Quizá tu aspecto no sea crucial pero todo el mundo prefiere trabajar con gente aseada.
  • Pregunta si lo necesitas: Mientras más independiente seas y menos necesites preguntar mejor, pero estás en prácticas y no puedes saberlo todo. Lo entenderán.
  • No abuses de las preguntas o pidas aprobación constante: Aunque no lo parezca, habrá alguien pendiente de evaluar lo que estás haciendo, así que no es necesario exhibir todo lo que haces o avasallar a preguntas. Sólo cuando realmente lo necesites, y evitando interrumpir si es posible.
  • Trata bien a los clientes: Todo el mundo puede tener un mal día, pero si es tu caso, los clientes no tienen por qué pagarlo. Tampoco tus compañeros. Aparca los problemas personales antes de empezar a trabajar, ya habrá tiempo para ellos cuando acabes.
  • Demuestra iniciativa: Si te quedas sin tarea y nadie viene a asignarte otra, búscate trabajo, y si son cosas que nadie suele hacer, mejor que mejor: Ordenar o limpiar una zona desaseada, organizar el área de caja, adelantar trabajo a un compañero, hará que te ganes a tus compañeros y jefes.
  • Demuestra que eres rápido y adelanta trabajo: Fíjate como hacen las cosas los demás para aprender a hacerlas rápido, y si se te ocurre algo que puedes hacer diferente para que quede mejor o terminar antes, hazlo. Pero luego no te cruces de brazos, pide otra tarea o búscate una para estar ocupado.
  • No todo es correr: Es más importante hacer las cosas bien que rápido. Nadie espera que domines todo desde el primer día o que seas más rápido que quien lleva años, sólo intenta mejorar un poco cada día.
  • Nada de arrastrar los pies o las manos en los bolsillos: A menos que estés en un descanso, no te relajes. Piensa que te están observando en todo momento, aunque no sea así.

Las empresas que contratan personal de prácticas con IEEF

Todo el mundo conoce algún caso de empresas que tienen “plantillas flotantes” de alumnos en prácticas continuamente, para ahorrar en personal. Esto puede ahorrar costes pero disminuye la calidad del trabajo. En IEEF, si detectamos alguna empresa que funciona de este modo, dejamos de enviarles alumnos de prácticas.

Los profesores y el personal administrativo de IEEF se ocupan de concertar las prácticas con empresas, por lo que a menudo nuestros alumnos pueden hacer las prácticas en una empresa que les interesa particularmente, o que queda cerca de su casa. De modo que si haces una lista de empresas que te interesan para prácticas, será más fácil que acabes en una de ellas. Aprovecha esto, y aumentarás tus posibilidades de ser contratado.

Nos encantan los comentarios, cuéntanos tu experiencia en prácticas, u otro consejo que se te ocurra para quien vaya a comenzar las suyas. ¡Gracias! :)