Los 50 son una edad complicada a nivel laboral porque se te puede considerar mayor para muchos trabajos pero aún joven para jubilarte.

Si además hay que reciclarse o aprender nuevas habilidades, el objetivo de conseguir un cambio parece inalcanzable. Vamos a demostrarte que no es así: Es posible reinventarse después de los 50 (y a los 60, 70…).

Primero, buenas noticias: En la actualidad, la mayoría de los trabajos son menos físicos, requieren menos esfuerzo. Una persona con más de 50 puede hacer casi cualquier tarea que desempeña alguien más joven. Por otro lado la experiencia juega a tu favor: tienes una serie de habilidades (calma, experiencia en el trato con los clientes, fiabilidad y seriedad) que la mayoría de jóvenes aún no han alcanzado.

El problema es que en una entrevista, a priori, se prefiere contratar a alguien joven. Se suele pensar que será más conformista con las condiciones laborales y se le podrá exigir más, que estará más dispuesto a innovar o a asumir cambios… ¡Pero puedes demostrar que tú eres más idóneo para un puesto!

¿Quienes han logrado reinventarse después de los 50 (y mas tarde)?

Quizá conozcas la historia de Deshun Wang, un anciano chino que se ha hecho famoso en todo el mundo al desfilar por primera vez en una pasarela ¡a los 79 años!

Su máxima es: “Una forma de saber si eres viejo o no es preguntándote: ¿Te atreves a probar algo que no has hecho nunca antes? La naturaleza determina la edad, pero tú determinas tu estado de ánimo”.

Puedes leer sobre su historia aquí, o verlo en este vídeo:

Como él mismo cuenta, no aprendió a hablar inglés hasta después de los 40, ni empezó a cuidar su cuerpo hasta después de los 50. ¿Sabes con qué edad aprendió a montar en moto? ¡Con 78!

En IEEF también tenemos casos de personas que han logrado reinventarse después de los 50: Braulio hizo con nosotros el curso de Tanatoestética y Tanatopraxia, y fue contratado en la misma empresa donde realizó las prácticas.

Alumno del curso de Tanatoestética y Tanatopraxia en IEEF“Me dijeron que este curso no valía y no encontraría trabajo, pero apenas terminé las prácticas y ya estoy trabajando. El curso bien, el temario también, y la profesora aún mejor. Está claro que la actitud en las prácticas es importante, hay que estar dispuesto a arrimar el hombro, pero a mí me ha ido bien.”
Braulio Buitrago
Alumno del curso de Tanatoestética y Tanatopraxia

¿Qué se necesita para dar el paso?

Como Braulio, tenemos alumnos de más de 40-50 años que, tras ser despedidos en su trabajo de toda la vida, han decidido estudiar lo que les gusta y lograr un empleo. Es difícil destacar en una entrevista de trabajo, pero cuando consigues hacer prácticas en una empresa pueden verte trabajar y hacerse una idea de todo lo que puedes aportar. Se trata de una oportunidad de oro al alcance de cualquiera que quiera aprovecharla.

Sólo necesitas dos cosas para reinventarte laboralmente: Aptitud y actitud.

La aptitud se logra dominando los conocimientos necesarios para desempeñar un trabajo.

Nuestra experiencia en IEEF es que todas las empresas colaboradoras donde nuestros alumnos hacen prácticas nos felicitan por la formación con la que cuentan nuestros estudiantes. Es sólo cuestión de aplicarse un poco. Con nuestros profesores y los materiales adicionales que proporcionarnos (vídeos, atención personalizada para resolver dudas, etc.) es posible formarte incluso aunque lleves muchos años sin estudiar.

La actitud es cuestión de cada uno: Es una habilidad intrínseca, y tiene mucho que ver con cómo te sientes y tu motivación. Pero en IEEF te cuidamos y te ayudamos a encontrar el mejor centro de prácticas para tus necesidades. Conseguimos poner a tu alcance el máximo de posibilidades de lograr un empleo.

¿Quieres ver más ejemplos de personas que se han reinventado después de los 50? En 50plusreinvented tienes muchos (en inglés).

¿Te gustaría dar un cambio de rumbo a tu vida y trabajar en lo que te gusta? ¿Necesitas adquirir habilidades nuevas para reinventarte profesionalmente? Estamos aquí para ayudarte.  Llámanos al 91 172 21 65en Facebook, o contáctanos mediante el formulario de la web. ¡No te arrepentirás!